Condiciones Generales de Contratación

Condiciones Generales de Contratación

ACTIVIDAD DE LA GALERÍA

1. El Consejo Nacional de las Artes Plásticas constituye la Comisión Organizadora de Su­basta Habana, y en uso de sus facultades, de­signa a la Galería Habana, en lo sucesivo “La Galería”, para que actúe como mediadora entre el depositante-vendedor de cada bien y los po­sibles compradores en la subasta A Viva Voz y la Galería Virtual, respectivamente.

Las condiciones de contratación de La Galería son las que se especifican a continuación, sin perjuicio de las que se puedan introducir en el futuro y que serán debidamente publicadas a través de los catálogos.

Subasta Habana, a través de su sitio www.subastahabana.com, le ofrece la posibilidad de acceder durante todo el año a su Galería Virtual y adquirir las obras de su selección; asimismo, estarán disponibles todas las obras que serán rematadas en la subasta A Viva Voz, el 5 de noviembre, en La Habana.

La subasta A Viva Voz respetará como precio de partida la puja más alta por    lote obtenida en el sitio mencionado.

RELACIONES CON LOS VENDEDORES

Título de Propiedad y disponibilidad

2. El depositante-vendedor garantiza a La Ga­lería y esta ha verificado que es el propietario de los bienes depositados o que depositará y que tiene el pleno dominio sobre los mismos, o que está válidamente autorizado por su propietario para disponer de estos, y que, por tanto, puede transferir su título, estando, además, libres de cargas o gravámenes.

El depositante-vendedor de los bienes garantiza igualmente que ha facilitado a La Galería toda la información que posee relativa a su proce­dencia y que no están sujetos a restricciones de propiedad intelectual, excepto cuando haya in­formado a La Galería lo contrario.

3. En el caso excepcional de que los bienes u objetos no se depositen en La Galería o no se coloquen bajo control de esta, el vendedor garantiza a La Galería que los mismos serán man­tenidos en similar estado en el que se encontraban cuando fueron presentados a La Galería, y que se­rán entregados cuando esta los solicite.

4. El vendedor indemnizará a La Galería por cualquier daño o perjuicio sufrido a consecuen­cia de incumplir los puntos 2 y 3; y con carác­ter general, por cualesquiera de las obligaciones que asume, recogidas en estas Condiciones Generales.

Reservas

5. Respecto a cualesquiera de los lotes integra­dos por los bienes depositados, el depositante-vendedor tendrá el derecho de establecer ―en coordinación con La Galería y antes de la su­basta― una reserva referente al precio mínimo de adjudicación por el que puede considerarse como vendido el bien o lote. Tal reserva, una vez establecida, no podrá ser objeto de cambio salvo mediante un nuevo acuerdo con La Ga­lería. En los casos en que se hayan establecido reservas, el director de Subasta Habana será el único facultado para realizar pujas en nombre del depositante-vendedor. Este último no po­drá, ni por sí mismo, ni a través de terceros, participar en la subasta de los lotes por él depo­sitados y con reserva. 

Derechos y obligaciones 

6. El vendedor, a efectos de su liquidación, autoriza a La Galería para que del “Precio de remate” deduzca los “Derechos o corretaje fija­dos”, los “gastos” en los casos que proceda y los impuestos correspondientes, reconociéndole asimismo el derecho a percibir del comprador una cantidad en concepto de “Derechos o co­rretaje fijados” de acuerdo con lo establecido en las condiciones correspondientes. El vendedor recibirá su liquidación a los diez días de ser re­cibido el pago completo de la obra por parte del comprador.

7. El vendedor concede a La Galería el derecho a fotografiar y reproducir (incluidas las fotogra­fías facilitadas por el vendedor) cualquier bien cuya venta le sea encomendada, en cualquier so­porte o momento, relacionado con la subasta.

8. El vendedor autoriza a La Galería para que esta, a su total discreción, lleve a cabo las prue­bas e investigaciones que considere apropiadas sobre los bienes depositados.

9. El depositante-vendedor confiere su repre­sentación a La Galería para llevar a cabo, en su nombre y a su cargo, y entre otras, las siguien­tes acciones:

a) Trasladar, almacenar y asegurar el lote ven­dido.

b) Acordar con el comprador condiciones espe­ciales y razonables para el pago del “Importe de la Adjudicación”.

c) Emprender las gestiones y reclamaciones de todo tipo que pudieran resultar necesarias para cobrar las cantidades adeudadas por el compra­dor e, incluso, si procediera, anular la venta y devolver cantidades al comprador.

d) Y en general, entablar cuantas acciones judi­ciales o extrajudiciales pudieran resultar nece­sarias en defensa de los intereses del vendedor.

Corretaje por la mediación en venta

10. El corretaje o derechos de La Galería, que deberán ser satisfechos por el depositante-vendedor, equivaldrá, en el caso de la subas­ta A Viva Voz, al 20% del precio de martillo cuando los lotes sean vendidos en menos de 30 000 cuc; al 15% de del precio de martillo para los lotes vendidos con precios desde 30 000 y hasta 100 000 cuc, y al 10%, cuando los lotes sean vendidos en más de 100 000 cuc. Los por cientos antes descritos ya incluyen los gastos en que ha incurrido La Galería por re­producción de catálogos, expertización de los bienes, transporte, seguros (si procede), etc., exceptuando la restauración.

Impuestos a cargo del vendedor

11. La Galería deducirá del pago del vendedor el por ciento establecido, como Impuesto sobre Ingresos Personales.

Retirada de lotes

12. Una vez firmado el contrato de consigna­ción de venta de la obra, el vendedor no podrá retirar sus instrucciones de venta. Cualquier desacuerdo sobre este tópico, así como la reti­rada definitiva de la pieza por su voluntad, será multada por Subasta Habana.

Lotes no vendidos

13. Si un lote no alcanzara la reserva y resultara, por tanto, no vendido en la subasta, el vendedor autoriza en exclusiva a La Galería para que, du­rante un período de al menos 90 días a partir de la fecha de la misma, pueda vender el lote en una transacción privada, y a un precio tal, que pro­porcione al vendedor una cantidad no inferior al “Importe de la Venta”, de haberse efectuado esta en subasta con el precio de reserva, salvo en el caso de que el vendedor hubiera autorizado por escrito a La Galería para que procediera a su venta por un precio inferior.

En caso de que el vendedor autorice a la Galería para mantener las obras no vendidas bajo su cus­todia, se procederá a realizar el correspondiente contrato de consignación por el período que fi­jen las partes, según lo que antes se precisa.

RELACIONES CON EL COMPRADOR

La compra en Subasta Habana, ya sea en la Galería Virtual o en la subasta A Viva Voz, se realiza conforme a la legislación cubana y sin infringir normas internacionales que rigen esa práctica y las que existen para el comercio elec­trónico. El lote adjudicado podrá ser exporta­do del territorio cubano al país que decida el comprador.

Para el caso específico de clientes de los Estados Unidos de Norteamérica, vale recordar que la compra y venta de arte está protegida por la Pri­mera Enmienda de la Constitución de ese país, que consagra el derecho a la libre expresión y al libre intercambio de ideas. Además, la enmien­da a la Ley del Embargo aprobada en 1988 es­pecifica que “publicaciones, películas, carteles, discos, fotografías, microfilms, microfichas, cin­tas magnetofónicas y otros materiales informa­tivos” son excepciones a la Ley del Embargo.

El comprador

14. Será comprador el mejor postor, quien ad­quirirá el objeto subastado al precio de adjudi­cación que se señale en el momento del golpe de martillo. Todo desacuerdo al respecto será resuelto por el director de la subasta en uso de su absoluta facultad discrecional, adjudicando el lote a quien estime ganador.

Se considerará que todo postor actúa como principal, a menos que se acredite, por medio de confirmación escrita y vigente, que dicho postor obra en calidad de representante de una persona física o jurídica determinada.

Pujas en nombre del comprador

15. La Galería prestará el servicio gratuito de ejecutar por escrito las pujas que le sean enco­mendadas, guardando total confidencialidad respecto al comprador-ordenante. Los lotes se comprarán siempre al precio más bajo que permitan las demás pujas o la reserva. En el caso de que se reciba más de una oferta por escrito para el mismo lote y por la misma can­tidad, se adjudicará el lote a la primera oferta que se reciba en La Galería por orden de fe­cha y hora, a menos que otras pujas superen la cantidad indicada. Se aceptarán encargos de pujas por teléfono antes de la subasta, y las mismas deberán ser confirmadas por carta, telegrama o fax. Asimismo, durante la subasta se contactará por teléfono a aquellos posibles compradores que previamente hayan confir­mado su interés en pujar por una determinada obra durante la sesión de la subasta A Viva Voz. Estas confirmaciones y los números a los cuales llamar se aceptarán hasta 48 horas antes del 6 de noviembre. 

Corretaje por la mediación en compra

16. El comprador satisfará a La Galería los de­rechos que se indican a continuación sobre el “precio de martillo”, en concepto de corretaje por sus servicios de asesoramiento y mediación en la compra y acepta que La Galería pueda también percibir del vendedor un corretaje.

En la subasta A Viva Voz, el comprador abonará a La Galería el 15% sobre los primeros 30 000 euros del “precio de martillo”; el 12% para más de 30 000 y hasta 99 999 euros, y el 10% para más de 100 000 euros.

Se le añadirán, además, los gastos en que incurra La Galería por conceptos de transportación, se­guro si procede, y cualquier otro susceptible de ser abonado por el comprador.

Pago de las compras

17. El comprador pagará a La Galería el “Im­porte de la Adjudicación”. El pago podrá efec­tuarse en efectivo, a través de cheques emitidos por bancos cubanos, tarjetas de crédito y transferencias bancarias emiti­das por bancos de capital no estadounidense a la cuenta que defina La Galería. En ningún caso se aceptará como garantía una tarjeta de crédito que físicamente no sea presentada en las oficinas de La Galería.

18. Excepcionalmente, los posibles comprado­res interesados en la adquisición de algún lote en la subasta podrán negociar con La Galería el pago aplazado de sus posibles compras, debien­do contar con la autorización por escrito de La Galería antes de celebrarse la subasta.

La toma de posesión de los bienes adquiridos por el comprador será efectiva cuando este haya satis­fecho el total del “Importe de la Adjudicación”.

Toda cantidad pagada por un comprador a La Galería podrá ser aplicada por esta a la liqui­dación total o parcial de cualquier suma adeu­dada por dicho comprador a La Galería con anterioridad, sea cual fuere la cuenta en que figure la deuda o el motivo de esta, y sin estar La Galería obligada a seguir a tal respecto in­strucciones expresas o tácitas del comprador o de sus agentes.

19. La titularidad de un lote adquirido no pa­sará al comprador hasta que este, por medio de La Galería, haya hecho efectivo el pago com­pleto del “Importe de la Adjudicación” para su entrega al vendedor y el abono de las cantidades correspondientes a “gastos” y cargos adicionales de conformidad con las presentes condiciones. La Galería, en los casos que proceda, emitirá las correspondientes facturas, ya sean comerciales o de exportación, para quedar así finalizada la compra. 

Retirada de los bienes o lotes comprados

20. Por su propia cuenta o a través de La Galería, el comprador podrá retirar los bienes comprados una vez que se reciba la confirmación del pago. Si la retirada de los bienes se produce por cuen­ta propia, debe realizarse dentro de los diez días hábiles siguientes a la fecha de celebración de la subasta, no sin antes haber satisfecho a La Galería el “Importe de la Adjudicación”.

Serán por cuenta del comprador todos los gas­tos de traslado y almacenaje correspondientes a cualquier bien no retirado dentro del plazo antes indicado, a razón del 0,5 % del importe de adjudicación por objeto y semana.

21. El embalaje y manipulación por el perso­nal de La Galería de bienes adjudicados se lle­va a cabo exclusivamente como atención hacia los clientes, y, en el caso de objetos frágiles, se realizará a la absoluta discreción de La Galería, la que será responsable de daños ocasionados a cristales y marcos, solo si estos son imputa­bles a su gestión. Aunque La Galería pueda recomendar a embaladores y transportistas, en ningún caso será ella responsable de los daños y omisiones cometidos por estos.

Cuando se trate de un bien no disponible para su recogida en los locales de La Galería, la emi­sión de una orden de entrega, emitida por La Galería, se entenderá como válida autorización al comprador para la recogida del mismo en donde este se encuentre depositado, entendién­dose, desde ese momento, efectuada la entrega de dicho bien.

22. El comprador asumirá la responsabilidad de todo daño, perjuicio o pérdida que afecte los objetos o lotes a partir del momento en que se certifique el envío de la obra o desde el momento de su recogida. Después de cuales­quiera de las fechas indicadas, ni La Galería ni sus empleados o agentes se responsabilizarán de daños, perjuicios o pérdidas de ninguna clase. Si la retirada de las obras se produce a través de La Galería a solicitud del comprador, este de­berá firmar un documento donde declare que solicita a La Galería que le preste determina­dos servicios. En ese caso, La Galería se hace responsable de la custodia de las obras, su pre­servación, embalaje y transportación, debiendo indemnizar al comprador en caso de daños so­bre las mismas a partir de la firma del referido documento. La Galería también gestionará el seguro, si lo solicita el cliente.

Impago o no retirada de los bienes com­prados

23. De no efectuarse por el comprador el pago completo de algún lote, o no proceder a su retirada de conformidad con las condiciones anteriores, o si se incurriese por el compra­dor en otro incumplimiento de alguna de las condiciones de este contrato, de forma que La Galería no percibiera íntegramente los impor­tes correspondientes a los derechos y corretajes devengados por sus servicios o los demás gastos en que pudiera haber incurrido por cuenta del comprador, La Galería, en su propio nombre y/o en coordinación con el vendedor, según lo previsto en las condiciones siguientes, podrá, sin perjuicio de otros derechos y acciones que pudieran competerle, ejercitar o adoptar una o más de las medidas siguientes:

a) Proceder contra el comprador para que le indemnice por los daños y perjuicios derivados del incumplimiento del contrato.

b) Rescindir la venta de este o de cualquier otro lote adquirido por el mismo comprador en la misma subasta.

c) Revender el lote en cuestión, o hacer que sea revendido en pública subasta o mediante una operación de compra-venta particular, en cuyo caso el comprador incumplidor pagará a La Galería toda diferencia por defecto en el “Im­porte de la Adjudicación” (después de deducir el o los pagos parciales en su caso y de sumar el coste de la reventa y los “corretajes fijados” de comprador y vendedor).

d) Efectuar el traslado a otro lugar, almacenar y asimismo asegurar el o los lotes, todo ello por cuenta del adquirente incumplidor. En el caso de almacenamiento, este podrá efectuarse en los propios locales de La Galería o en otro lugar.

e) Cargar intereses, a un tipo no superior al 1,5% mensual, sobre el “Importe de la Adju­dicación” en la medida en que este permanezca impagado después de transcurridos diez días hábiles de la fecha de subasta.

f) Retener el lote en cuestión, o cualquier otro vendido al mismo comprador en la misma su­basta, y no autorizar su entrega hasta que se haga efectivo el “Importe de la Adjudicación”.

g) Rechazar completamente o tener por no re­cibida toda puja que en futuras subastas realice el comprador incumplidor o se realicen en su nombre, o bien obtener de él un depósito antes de aceptarle una puja en lo sucesivo.

h) Aplicar al pago total o parcial del “Importe de la Adjudicación”, la liquidación procedente de ventas que, de inmediato o en lo sucesivo, se adeude al comprador incumplidor, y ejercer el derecho de retención o embargo preventivo sobre bienes del mencionado comprador que para cualquier finalidad obren en poder de La Galería, y vender dichos bienes.

DERECHOS Y OBLIGACIONES DE LA GALERÍA

Responsabilidades de La Galería

24. La Galería no garantiza en modo alguno, ni de forma implícita ni expresa, que los lotes estén protegidos por los derechos de la Propie­dad Intelectual, ni que el comprador adquiera estos derechos con el lote; e incluso, aunque no limitado a ellos, los derechos de reproducción.

Riesgo por daños o pérdida de los bienes en depósito

25. Salvo manifestación explícita específica, La Galería asumirá el riesgo de daños o pérdidas de los bienes consignados a ella o puestos bajo su control para su venta en subasta, hasta que se haya transferido la titularidad de los bienes al comprador. La responsabilidad de La Galería por daños o pérdidas de cualquier bien no ex­cederá de la cantidad estimada por La Galería como el valor actual del bien en subasta, menos los corretajes y gastos, y en ningún caso será superior a:

a) El “precio de remate” menos el corretaje y gastos a favor de La Galería, si el bien hubiera sido vendido.

b) La reserva menos el corretaje y gastos a favor de La Galería si el bien no resultara vendido después de haber sido ofrecido en venta y se hubiera determinado la reserva.

c) La estimación media, menos el corretaje y gas­tos a favor de La Galería en cualquier otro caso.

Precios de estimación

26. El objetivo de los precios de estimación, que figuran en el catálogo debajo de cada lote, es orientar a los posibles compradores sobre las cifras, dentro de las cuales el pujador tendrá, a juicio de La Galería, una justa posibilidad de adjudicarse el lote.

En todo caso, la subasta se iniciará con un precio de salida inferior al límite mínimo de la estima­ción. La competencia de pujas en torno a cada lote llevará, evidentemente, los precios hasta el precio de remate, inferior o superior, en su caso, a las estimaciones, siempre y cuando sobrepase el precio de reserva en los casos que se estipulen. Los mencionados precios no incluyen el corre­taje, a cargo del comprador o de La Galería por su mediación en la subasta.

Derecho de admisión

27. La Galería se reserva el derecho de admi­sión a sus locales o salas e igualmente se reserva el derecho a no permitir la asistencia de deter­minada persona o personas a la sala de remate. El uso de estos derechos es facultad discrecional de La Galería.

Administración de los bienes depositados

28. La Galería se reserva la absoluta facultad discrecional, sin dar explicaciones, de escoger las piezas o lotes para la subasta, rechazar pujas, dividir lotes, combinar dos o más lotes, retirar uno o más lotes de la subasta y, en caso de dis­crepancia, ofrecerlos de nuevo en subasta.

Terminología

29. En las presentes Condiciones, las palabras y expresiones indicadas a continuación tienen los significados siguientes:

a) “Precio de remate o de martillo”: supone el pre­cio por el cual un lote es adjudicado por el subasta­dor al comprador mediante un golpe de martillo.

b) “Importe de la Adjudicación”: es el precio de remate respecto al lote vendido, más derechos o corretaje.

c) “Importe de la Venta”: constituye el importe neto adeudado al vendedor, que es el “Precio de remate” del lote vendido, menos los dere­chos o corretaje según contrato, los “gastos” y el impuesto, tasas y demás importes adeudados a La Galería por él, sea cual fuere el concepto y modalidad o motivo de lo adeudado.

d) “Derechos o corretaje fijados”: se refiere a la es­cala de derechos o corretaje que, en cada momen­to, sea oportunamente publicada por La Galería.

e) “Gastos”: en relación con la venta de un lote, son los cargos y gastos de La Galería por los conceptos de ilustración en catálogo, anuncios especiales, embalaje y transporte internos, en­marcación y otros respecto de dicho lote.

f) “Precio de retirada”: se define como el valor de la puja más alta recibida, inferior al valor de la reserva.

Régimen legal

30. Las presentes Condiciones se regirán e in­terpretarán con arreglo a las leyes cubanas. To­das las operaciones a las que se apliquen estas condiciones se someten, en cuanto a su califi­cación jurídica y efectos a la legislación cubana y, específicamente, al Código Civil y al Código de Comercio.

31. La participación en la subasta, ya sea como vendedor, comprador o pujador, supone acep­tar la sujeción a estas Condiciones Generales. Estas, no obstante, pueden estar sujetas a mo­dificaciones durante el período de organiza­ción de la subasta, pero serían oportunamente publicadas para conocimiento de vendedores, compradores y pujadores.En caso de discrepancias que puedan surgir en­tre las partes con motivo de la venta o compra de cualquier artículo, a menos que haya sido acordado previamente, cualesquiera de las par­tes involucradas tiene derecho a someter su re­clamación a la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio de la República de Cuba.